HAN GANADO LOS MALOS

Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 15 de julio de 2017

Nostalgia de Fray Luis


tantas veces      mirando aquel misterio
jardinero que fue       de las estrellas
nocturnos      que despiertan    si la noche

y en brazos de la luna      se despliegan


nocturnos que renuevan      los sentidos
que cantan los silencios      y los tensan
abismos      de ignorancia      que se saben
nos miran desplegados       y nos sueñan

y luego     entonces     y después     así
se apagan     sin dejarnos     o se alejan
un perfume de noche      queda abierto
soledad       se desnuda      más intensa

tantas veces      creí que     al fin      aquello
tantas veces     creí           que aquello era

lunes, 10 de julio de 2017

De la destartalada belleza de Oporto


Ciudad hermosa por cómo desordena los paisajes, como deja envejecer las fachadas, como convierte en calles todas las cuestas, como se lleva nada menos que el Duero –el del romancero– hacia la mar y allí, en el colmo ya de su extraño obrar, dispone de playas y arenales a ambos lados, para que recojan el Atlántico. El mar le da mucha vida, la frescura del verano y las incesantes barbacoas de los restaurantes, en donde, sin embargo, siempre ponen lo mismo al carbón: sardinas, lubinas, pulpo, bacalao.... ¿De verdad serán esas lubinas pequeñas las que traen los pescadores o las de alguna piscifactoría cercana?


Presiden la ciudad varias cosas: la Se o catedral, grande y feota, con aire militar, pero con explanada que mira a los barrios; los puentes, entre los cuales (son herederos de la torre Eiffel) el de Luis I, con doble trazado, para el metro y para coches y peatones, metálico, gigantesco si se mira desde cerca o si se cruza, como los otros en realidad, aunque el final, blanco, parece más angelical; y la "otra" orilla, es decir lo que normalmente se ve a lo lejos al otro lado del Duero, que son unas quince o vente bodegas más o menos famosas de vino de oporto. Todo se puede visitar, aunque la visita a las bodegas, acompañada de degustación o cata de al menos tres vinos, ha de seleccionarse bien, pues algunas visitas son un poco de cuento.


Hay mucho turista, inevitable; pero si son de Oporto los que nos han atendido, hablado o contestado.... gentes amables y sencillas son, como muchos portugueses. Hemos ido al mercado, entrado en las iglesias, comido en las tabernas, paseado en la calles, comprado en las tiendas..... la ciudad es, todavía como muchas ciudades, un placer, a pesar de que la cola mayor esperaba entrar en la librería en la que se filmó una de las películas de Harry Potter; creo que la librería merecía la pena; pero cuando yo fui cobraban cuatro euros para, sencillamente, entrar. No había visto ninguna película de esa serie, ni leído ninguno de los libros, no entré en la tienda.























sábado, 8 de julio de 2017

Julie Mehretu en el Museo de Arte Contemporáneo de Oporto



Tres cosas en el Museo de Arte Contemporáneo de Oporto: la exposición de la etiope-americana Julie Mehretu; el propio Museo creado por Alvaro Siza; el jardín del Museo, que ha de ser mucho más viejo, pues muchos de sus árboles son centenarios.


En un espacio luminoso, de amplias salas el arquitecto Alvaro Siza diseño su edificio para que el paseante admirara tanto el lugar como lo que allí se pudiera exponer (ahora, sobre todo, la exposición de J. Mehrefu) como los jardines que lo rodean, con su avenida de gigantescos liquidámbares, que habrá que venir a visitar en otoño. Ya daré a conocder el jaredín, que me ha resarcido del estado lamentable del  Jardín Botánico, en definitiva la antigua casa de una poetisa portuguesa.


JM es una artista etiope (1970), de formación norteamericana, cuyos cuadros y murales –pues lo son– parecen haberse creado para que Alvaro Siza creara el espacio adecuado: blanco, con luces blancas indirectas, con grandes ventanales sobre el jardín, todo él de líneas rectas (excepto las barandillas del salón de actos) y todo él generosamente abierto (excepto alguna escalera). No solo impresiona acceder a las salas, también a la biblioteca (por cierto, con una pared curvada), incluso a los cuartos de baño, con su simbología masculino/femenino que alcanza el mínimo de figuración.

Los cuadros de JM, los más llamativos, esconde espacios urbanos difusos sobre los que se amontona una figuración abstracta, mucho más armónica que todo lo que se oculta, en la que es posible, a pesar de todo, sentir la tortuosidad de la historia moderna.












miércoles, 28 de junio de 2017

no hemos encontrado el final de la tierra

Así se lee en el prólogo a la versión del Libro primo [-vltimo] della historia de l'Indie occidentali, de Pedro Mártir de Anglería (Anghiera, Pietro Martire d' ) publicado en 1534 (BNE R/1779.1) : "non s'era anchora potuto trovare el fine e il termine di detta terra..." "questo si puo sicuramente afermar per ciascuno cha mai gli antiche non hebbero tanto cognitione del mondo, che il sole gira et ricerca in 24 hore, quanto noi al presente habbiamo...."
No se termina la tierra, el mundo, hay que seguirla descubriendo. Portugueses y, luego, españolas, se aventuran con flotas cada vez mejor construidas a cruzar los mares y seguir las rutas conocidas hasta llegar a "los acabos del mundo", para entrar en ellos. Uno de los "acabos del mundo" es una tierra que se llamará La China, parece que grande, con civilización antigua y asentada (¡no dejan entrar a los extranjeros!). 
Si se intenta llegar a la costa pueden los barcos ser asaltados por piratas o combatidos y destruidos por los barcos que se defienden contra la llegada de extranjeros. Dos islas hay, sin embargo, desde las que intentar penetrar en La China. Los portugueses han podido establecer un puerto y un lugar comercial en Macao. La otra isla es más lejana, está recién descubierta: desde las Filipinas intentan los españoles penetrar en La China, con malos resultados por el momento; el momento es el que se alarga hasta casi finales del siglo XVI.
Ya mucho antes empero los portugueses habían trazado varias maneras de llegar a China, para lo que se tercie, aunque ellos defiende que su "entrada" es menos agresiva que la de los españoles. Señalan los pasos, que han de comenzar por la disposición y acomodación de una buena flota. Ofrezco el texto en donde se cuenta, en portugués, manuscrito de la BNE, recogido, desde luego en mi primera recensión de "Fuentes para la Historia común de China y España: Manuscritos sobre tema chino en la BNE, I", publicado en VOZ Y LETRA.




domingo, 25 de junio de 2017

Lorca, de Madrid a Granada


La Fundación García Lorca se traslada a Granada, lo que quizá es lógico. He acudido a ver la exposición sobre Lorca en la Residencia de Estudiantes, la colina de los chopos, donde yo siempre la había visto, por cierto en marco y lugar incomparable. Resulta que la exposición obedece a ese traslado: se ha organizado en media docena de salas, antes de que emprenda su regreso al Sur. 








La mayoría de lo que se expone es documentación, muy rica, personal –documentos, cartas, apuntes…– acompañada de fotografías, alguna película y dibujos. El catálogo es un poco enteco, más bien para salir del paso. A este visitante le hubiera gustado llevarse y leer tranquilamente muchos de los documentos, algún dibujo, tal cual fotografía…., pero estaba prohibido. Es imposible asimilar este tipo de exposición si no se da cobertura a la lectura del documento. Eso sí, en recepción, muchos libros para completar lo que uno no ha podido fotografiar, pero soy hombre en ruinas. Entre todos: la monografía lorquiana de Andrés Soria –comisario de la exposición– que aconsejo muy mucho.

 Así las cosas, el visitante ha ido tomando fotos de todo lo demás, incluyendo la parcial de algunos dibujos de la edición de Poeta en Nueva York (Tabapress), por Mario Hernández, y trayendo a recuerdo la larga visita, el año pasado a la Huerta de San Vicente, en Granada. De esa huerta son también las rosas con las que termina la entrada.



¿También se llevarán la habitación, que se ve desde las adelfas de enfrente? No podrá ser.


Todo tenía una razón añadida –Lorca no necesita razones–, en Clásicos Hispánicos está a punto de salir de taller “Impresiones y paisajes”, la primeriza obra de Lorca, en edición de Ramón Asquerino. Normalmente Carlos Fernández, nuestro tipógrafo y diseñador, hurga entre varias posibilidades, que luego somete al Consejo de Redacción, para una cubierta acorde. Y le enviamos sugerencias, que yo he tomado de esta jornada lorquiana. Prometo publicar las sugerencias, a ver.